Han sido más de cinco años desde que Madrid se convirtió en mi hogar… en un principio de manera temporal durante los estudios pero Madrid es una ciudad que engancha, y sin darme cuenta han pasado más años de los previstos mientras disfrutaba de la ciudad.

La primer etapa será inolvidable… estudiante de master, con responsabilidades pero sobretodo con ganas de conocer gente y pasarla bien. Fue un gran año, que a veces quisiera que nunca hubiera terminado. Pero la segunda etapa como profesional también fue muy gratificante, en la que no solo disfruté mucho sino que también considero que me pude desarrollar tanto en lo personal como profesional.

Cuando le comento a algún extranjero que vivía en Madrid lo primero que me dirán será del clima o la comida, pero no… lo mejor de Madrid es sin duda la gente. Y es que no me cabe duda alguna, que si pase más de cinco años en esta ciudad fue gracias a las grandes amistades que tuve la fortuna de tener. Tanto españolas como extranjeras, aunque desafortunadamente muchas de las extranjeras se han ido yendo poco a poco. Así pues, yo también pongo mi gota de agua para emprender una nueva etapa viviendo en Londres, un sitio que siempre me ha fascinado y cuya cultura me atrae enormemente, por extraño que parezca. A esto lo acompaña un nuevo puesto de trabajo lleno de retos pero que enfrento con gran ilusión y optimismo.

No sé cuanto tiempo estaré por estas tierras, la vida da muchas vueltas y nada es definitivo, pero lo que sí tengo claro es que volveré a Madrid aunque solo pueda ser de visita. Por todos los que hicieron de estos cinco años una época fantástica, gracias!!