Aunque tengo el blog más olvidado de lo que me gustaría, el poco tiempo libre, la poca disponibilidad de acceso a Internet, y la cada vez mayor invasión de múltiples sitios sociales dejan cada vez menos oportunidades para escribir un par de líneas por aquí. No obstante intentaré romper la rutina un poco para dar una breve actualización de los últimos meses.
He estado por proyecto desde finales de octubre desplazado en Santiago de Compostela, Galicia. En general ha sido una experiencia muy positiva: el proyecto (un plan estratégico de telecomunicaciones) ha sido interesante, el equipo de trabajo ha hecho más que soportables las largas horas de trabajo, y la vida en Santiago me ha permitido conocer la cultura de la región.
En el lado negativo, tengo que destacar el largo invierno que ha sido, con poca luz, algo de frío, pero sobretodo mucha lluvia. Además, he estado un poco aislado del mundo exterior ya que en el piso (en casco histórico) no contaba con cobertura de móvil y por tanto tampoco de Internet.
Pero mi participación en el proyecto termina, y la próxima será la última semana que vaya a Santiago (por ahora). Ahora toca volver a la oficina y aunque ya tengo otro proyecto en puerta, será importante pararme un momento a pensar y replantearme algunas cosas. Ya veremos dentro de seis meses a donde hemos llegado y en que dirección vamos.